Si te preocupan tus ojeras, este es tu artículo.

Las ojeras pueden afectar negativamente a la salud mental de una persona porque, aunque solo sean algo estético, vivimos en una sociedad que se mueve por los prejuicios y las críticas, cosas que no nos dejan ser ni aceptarnos a nosotros mismos. Tener ojeras no significa que tengamos una enfermedad contagiosa ni que nos vayamos a morir dentro de poco, por lo que no hay que alterarse, pero por desgracia afectan a la autoestima al “perjudicar”, por así decirlo, nuestra apariencia, nos revela el nivel de estrés o cansancio y genera problemas de interacción social al provocar preocupación por nuestro estado de salud.

No son más que zonas de piel más oscura debajo de los ojos, que pueden variar en color y tono, que pueden afectar a personas de todas las edades y que no causarán más que preocupaciones estéticas como mencionamos antes, aunque es importante conocer los factores que las originan:

  • Genética: la predisposición genética puede influir en la aparición de ojeras. Algunos individuos heredan una piel más fina alrededor de los ojos, lo que hace que los vasos sanguíneos y la pigmentación sean más notables. Esta característica hereditaria puede contribuir significativamente a la formación de ojeras, incluso con una buena salud y hábitos de sueño adecuados.
  • Fatiga y falta de sueño: el cansancio y la falta de sueño pueden provocar palidez en la piel y aumentar la visibilidad de los vasos sanguíneos bajo los ojos. Esta combinación puede dar lugar a la apariencia de ojeras, ya que la piel alrededor de los ojos se torna más translúcida y los vasos sanguíneos son más evidentes, agravando el aspecto de cansancio y falta de vitalidad.
  • Edad: con el envejecimiento, la piel pierde grosor y elasticidad debido a la disminución del colágeno y la grasa subcutánea. Esta pérdida de volumen puede hacer que los vasos sanguíneos bajo los ojos sean más visibles, contribuyendo a la aparición de ojeras. Además, la piel envejecida es más propensa a la sequedad, lo que puede acentuar aún más este efecto.
  • Exposición al sol: la sobreexposición al sol puede desencadenar una mayor producción de melanina en la piel, especialmente alrededor de los ojos. Esto puede intensificar el oscurecimiento de las ojeras, ya que la melanina es el pigmento responsable del color de la piel. Por lo tanto, proteger la piel con gafas de sol y protector solar puede ayudar a prevenir la aparición o el empeoramiento de las ojeras.
  • Factores de estilo de vida: el consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo y una dieta deficiente pueden influir en la aparición de ojeras. Estos factores pueden desencadenar la retención de líquidos, la deshidratación y la inflamación, exacerbando las ojeras. Además, el tabaquismo y el alcohol pueden afectar la calidad del sueño, lo que puede contribuir a una apariencia fatigada y ojerosa. Adoptar hábitos de vida más saludables puede ayudar a mejorar la apariencia de la piel alrededor de los ojos.
  • Alergias: las alergias estacionales o crónicas pueden desencadenar inflamación e hinchazón alrededor de los ojos, lo que puede intensificar la apariencia de las ojeras. La reacción alérgica puede causar dilatación de los vasos sanguíneos y acumulación de líquido, lo que provoca una apariencia más oscura y hundida bajo los ojos. Tratar las alergias con antihistamínicos y evitar los alérgenos conocidos puede ayudar a reducir este efecto.
  • Retención de líquidos: esto también puede provocar hinchazón alrededor de los ojos, lo que hace que las ojeras sean más notorias. Este exceso de líquido puede acumularse en el área bajo los ojos, causando una apariencia hinchada y oscura. Factores como la dieta alta en sodio, el consumo insuficiente de agua y problemas de circulación pueden contribuir a la retención de líquidos. Basta con adoptar hábitos saludables para ayudar a reducir este problema.
  • Frotarse los ojos: frotarse los ojos con frecuencia puede irritar la piel sensible alrededor de los ojos, causando inflamación y enrojecimiento. Esta irritación puede hacer que los vasos sanguíneos se dilaten y que la piel se vea más oscura, lo que empeora la apariencia de las ojeras. Además, el frotamiento constante puede dañar la estructura de la piel y agravar el problema a largo plazo.

¿Qué soluciones tenemos al alcance?

Por lo general, basta con dormir lo suficiente y mantener un horario regular de sueño para ayudar a reducir la apariencia de las ojeras causadas por la fatiga y la falta de sueño, o mantener una dieta equilibrada, limitando el consumo de alcohol y dejando de fumar, así ayudamos a mejorar la salud de la piel y reducir su aparición. También ayuda usar protector solar y gafas de sol para prevenir el daño solar y la producción excesiva de melanina alrededor de los ojos.

Otras soluciones que tenemos al alcance son aplicarnos cremas para los ojos con ingredientes como vitamina C, retinol, cafeína o péptidos, que mejora la apariencia de las ojeras al reducir la hinchazón y aumentar la firmeza de la piel, y utilizar algunos remedios caseros, como aplicar rodajas de pepino, bolsitas de té frías o compresas de agua fría.

Si vemos que nuestro caso es más severo y que nada de lo anterior nos hace mucho efecto, se pueden considerar tratamientos médicos como la terapia con láser, la microdermoabrasión, los rellenos dérmicos o cirugías como la Blefaroplastia, la cual elimina las bolsas de grasa y mejora la tensión del párpado, según afirma la Dra. Cecilia Rodríguez Luna.

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Cuida tus dientes

Si quieres que tu boca esté sana y no quieres acudir al dentista más de lo necesario, procura cuidar tus