La costa mediterránea, mucho más que una tendencia para las despedidas de soltero

¿Habéis acudido alguna vez a una despedida de soltero o soltera? ¿Cómo organizaron vuestros amigos o amigas la vuestra? ¿Recordaréis esos días como algunos de los más especiales de toda vuestra vida? Seguro que en alguna ocasión os habéis hecho alguna pregunta en relación a eventos como los que acabamos de mencionar. La verdad es que es un evento que tiene mucho marketing en España y que siempre se suele asociar a alegría y diversión. Y la verdad es que no es para menos, para qué os vamos a engañar.

Estamos hablando de un tipo de situaciones que son cada vez más deseadas. Es la excusa perfecta para realizar un viaje con los amigos y disfrutar al máximo junto a ellos, algo que es posible que hagamos normalmente pero no del mismo modo. Además, le viene de perlas para el novio o la novia ya que, en unas semanas de intensos preparativos y muchos nervios, siempre viene bien poder desconectar y poder centrarse en disfrutar de unos días que son muy especiales y que, desde luego, vamos a recordar durante toda la vida.

Hay muchas posibilidades para poderle sacar el máximo partido posible a una despedida de soltero o soltera:

  • Hay mucha gente a la que le gusta, por ejemplo, hacer una especie de escapada rural con su gente y realizar alguna actividad que esté ligada con ello.
  • Los hay que, directamente, quieren acudir a un lugar de costa puesto que esto abre un universo de posibilidades en lo que tiene que ver con las distintas actividades que podemos llegar a realizar.
  • Hay celebraciones que también son más modestas y que simplemente se centran en salir una noche por nuestra ciudad para tomar algo con los amigos o amigas.

Ninguna celebración es mejor que otra porque todo depende de cuáles sean los gustos que tiene cada persona en concreto. Lo verdaderamente importante es que cada persona disfrute de un evento como este con su gente y, juntos, puedan encontrar la manera de convertir en inolvidables estos momentos. Los recuerdos que se van a generar duran toda la vida y nos hacen felices. La verdad es que yo he acudido a varias despedidas de soltero que han sido muy diferentes entre sí y tengo un gran recuerdo de todas y cada una de ellas. No las cambiaría por nada.

Una de las tendencias que más se viene repitiendo en los últimos años en materia de despedidas de soltero o soltera es hacer un viaje a un lugar de costa. Este es un espacio que da pie a un montón de actividades, algo que hemos podido corroborar simplemente visitando la página web de Hot Despedidas, donde es posible encontrar una variedad de actividades divertidas para un evento como este en ciudades como Alicante, Valencia, Gandía, Benidorm o en la isla de Ibiza. El alquiler de limusinas, discobuses, fiestas en barcos o el alquiler de estos mismos barcos son solo algunas de las cosas que podemos plantear para una despedida en condiciones.

Estar cerca de la costa ha sido una de las grandes preferencias para muchos españoles a la hora de organizar un evento así, con independencia de si su lugar de procedencia es el interior peninsular o cualquier otra ciudad que también cuente con salida al mar. Lo cierto es que realizar actividades a las que no tenemos acceso normalmente, como las que os comentaba en el párrafo anterior en relación a los barcos, es una gran idea porque contribuye a hacer especial nuestro viaje y la celebración de la boda próxima.

El mar, además, es una garantía también por la temperatura. Durante los meses de invierno, otoño o primavera, proporciona unas temperaturas más templadas que cualquier ciudad que se encuentre en el interior de nuestro país. Y, durante el verano, es una opción excelente porque el mar es una auténtica posibilidad de refrescarnos en días de auténtico calor. España es, además, un país que se ha tomado muy en serio todo lo que tiene que ver con el turismo de sol y playa, así que en la costa mediterránea vamos a encontrar muchas opciones para poder plantear una despedida de soltero que sea inolvidable.

Punto de encuentro de despedidas 

Las personas que ya hayáis acudido de despedida de soltero o soltera estaréis de acuerdo conmigo cuando afirmo que uno de los momentos más divertidos en toda despedida es aquel en el que coincidimos con personas que no conocemos de nada y que están celebrando otra despedida. Se trata de uno de esos instantes mágicos en los que personas que se conocen de nada celebran juntas su despedida como si se conocieran de toda la vida y fueran amigas íntimas. Esta es una de las cosas que siempre solemos contar cuando volvemos a casa después de un fin de semana tan especial. Y es que no es para menos.

La costa mediterránea es uno de esos puntos en los que, cada fin de semana, coinciden una gran cantidad de despedidas de soltero y soltera. Hay eventos que están exclusivamente programados para grupos de amigos y amigas que están celebrando esto, así que con esto queda demostrado que existe un gran interés por parte de muchos grupos de amigos de nuestro país en celebrar despedidas en un lugar en el que el mar se encuentre presente. ¡Yo también lo querría para mi despedida!

No sería la primera vez que dos personas que no se conocen de nada y que coinciden en distintas despedidas de soltero o soltera en la misma ciudad terminan convirtiéndose en amigas. Para las personas que seáis más extrovertidas y que estéis acostumbradas a hacer amistades en las situaciones más inverosímiles, esto os ha podido llegar a pasar en alguna ocasión. Decidme si no es bonito conocer a alguien en esas circunstancias y terminar forjando una gran amistad con el paso del tiempo.

Para muchas de las personas que ya han acudido una o varias veces a una despedida, este evento ha sido más alegre y divertido que la propia boda. Y eso es mucho decir. Eso querrá decir que habéis cumplido con todas las expectativas que estaban en vuestra cabeza cuando planteasteis un viaje de estas características. Sin duda, tendréis que repetir el patrón para el resto de los miembros de vuestro grupo porque se irán animando más y más a celebrar algo tan tradicional y que forma parte de nuestra cultura como la despedida de soltero o soltera.

Mucho más que una tendencia 

Las despedidas se han convertido en algo que podría ser considerado como mucho más que una tendencia. Ya son muchos años los que se lleva celebrando eventos de este tipo a través de un viaje. Esto se ha convertido en parte de nuestra cultura y tradición y, además, estamos bastante convencidos de que se va a mantener por muchos años que pasen y por mucho que cambie la vida.

En una noticia que publicó la página web de Antena 3 en el mes de julio de 2018 se informaba de que España vive cada año 300.000 despedidas de soltero o soltera, lo que nos ofrece una radiografía de lo realmente contrastado que está este negocio y lo incluido que está dentro de nuestra cultura. Ese arraigo proviene no solo de esa cifra, sino también de que la despedida es algo que se ha considerado habitual en bodas de todo tipo y entre personas de todos los lugares de la geografía española.

Unos años más tarde de la publicación de esa noticia, el diario El País abordó de nuevo este tema desde el punto de vista económico. En la noticia que os vamos a enlazar a continuación, se cataloga al negocio de las despedidas de soltero y soltera como algo millonario. Y es que la preparación de eventos previos a una boda mueve en España la cifra de 300 millones de euros. De hecho, y según la misma noticia, somos el paraíso de este tipo de celebraciones, el país que más las tiene de todo el mundo.

Dos pueden ser las situaciones en las que os encontréis en este momento: si ya os habéis casado y habéis podido disfrutar de una despedida de soltero, estamos convencidos de que estas líneas os traerán muy buenos recuerdos y que desearíais volver a repetir un momento como ese. Si, por el contrario, todavía no tenéis planes de boda, seguro que vuestra despedida es uno de los momentos que estáis esperando con más nerviosismo. Os tengo que decir que os entiendo perfectamente.

La vida consiste en vivir momentos como de los que hemos estado hablando. Son esos momentos los que nos permiten valorar, después de todo, si somos felices o no. Vivir algo como esto con gente a la que le tenemos tanto aprecio es algo especial y que debemos valorar. Son momentos que seguirán existiendo mientras estemos vivos y momentos de los que le hablaremos a mucha gente. Es lo que tiene la felicidad: siempre debemos compartirla con cuantas más personas mejor.

 

Comparte el post:

Entradas relacionadas

Cuida tus dientes

Si quieres que tu boca esté sana y no quieres acudir al dentista más de lo necesario, procura cuidar tus